No es que este blog tenga tantísimos lectores como para que sea necesario hacer anuncios de ningún tipo, pero los pocos que tiene me merecen todo el respeto. Por eso, no anuncio, pero sí comunico que este blog va a sufrir un cambio de orientación. Me gusta adaptar letras de canciones que suelo escuchar, pero también deseo hacer otras cosas. Y quizá vaya siendo hora de hacerlas. Para empezar, ¿por qué solo canciones en inglés, francés u otros idiomas? En los tiempos de canciones que dicen cosas como:

“Todas lo chupan, todas lo maman, al caramelo todas le fajan. Cuando está fea, casi se matan, el chupa chupa en la boca te anda”

o

“Donde vayas yo te seguiré. Quiero tenerte entre mis followers. Yo te sigo, y tu me sigues. Hacemos el trato ¡Sígueme en el twitter!”

o

“Si quieres ser mi novio, tú tienes, tú tienes, tú tienes, tú tienes, tú tienes, tú tienes…”

convendría recordar que “La vida no vale nada si no es para perecer porque otros puedan tener lo que uno disfruta y ama” (Pablo Milanés – La vida no vale nada). O decirle a Cristina Cifuentes ( y otros) que “Yo digo que no hay quien crezca más allá de lo que vale. Y el tonto que no lo sabe es el en que en zancos se arresta” (Silvio Rodríguez – Yo digo que las estrellas). Creo que vuelve a ser el tiempo en que todos digamos: “Vivir es más que un derecho, es el deber de no claudicar, el mandato de reflexionar: qué es nacer, qué es morir, qué es amar. El hombre, por qué está hecho. Y qué eres tú, libertad” (Luis Eduardo Aute – Libertad).

De modo que me voy a permitir traer aquí canciones que no precisan traducción. Canciones escritas en español, canciones que ayudaron a crecer a alguna generación de jóvenes españoles, o cubanos, o chilenos… Voy a aportar algo para recuperar aquellos mensajes que nos hicieron mejores a algunos de nosotros y que, está claro, otros muchos no escucharon o no entendieron.

Y comienzo por “¿Adónde van?” una canción de Silvio Rodríguez de su disco “Mujeres” de 1978.  Hace unos días pensaba en “Who Knows Where the Time Goes?” la canción de Sandy Denny de 1967. Algún día la traeré aquí adaptando la letra. Pero ahora pienso que quizá Silvio Rodríguez, que en algún momento confesó su interés por el pop-rock británico, se basara en esta nostálgica canción para componer su propio himno a las cosas que se van para no volver.

Es muy posible que a los más jóvenes (si es que este blog tiene lectores jóvenes) no les diga nada esta canción, pero para los que conocemos el significado de cosas como UHF, Preu, Bachillerato elemental y superior, BUP, COU, fresquera, desfilar bajo palio, Seat 600, sereno (como profesión), peseta, NoDo, Mayo del 68, guateque, tocadiscos, cassette, etc. no nos costará nada hacer nuestra esta reflexión de Silvio Rodríguez.

© Nacho Sendón. Alicante, 15 de abril de 2018