En el puerto de Amsterdam podrás ver marineros que cantan para alejar las pesadillas que los atormentan.

En el puerto de Amsterdam, por toda la ciudad, verás marineros durmiendo como mojones en el camino.

En el puerto de Amsterdam, a lo largo de sus riberas sombrías, encontrarás marineros que agonizan con sus cuerpos llenos de cerveza y sus almas repletas de los dramas que han vivido.

Pero en el puerto de Amsterdam, con las primeras luces del alba, hay también marineros que nacen del calor espeso que emana un océano moribundo.

En el puerto de Amsterdam, sobre lienzos blancos, hay viejos marineros que comen pescados que oscurecen la Luna con su brillo y que te mostrarán sus dientes podridos como si quisieran masticar con ellos la suerte, como si pudieran roer las amarras que los atan al puerto de Amsterdam.

Y se huele el bacalao incluso en las patatas fritas que se llevan a la boca con sus gruesas manos. Después se marcharán riéndose a carcajadas, abrochándose sus braguetas y eructando como truenos en la tempestad.

En el puerto de Amsterdam encontrarás marineros que bailan restregando su panza oronda contra la de una mujer. Y giran y bailan como soles envueltos en el sonido desgarrado de un acordeón mustio y polvoriento.

Y retuercen sus cuellos hacia atrás para que se oigan mejor sus carcajadas. Y de pronto, el acordeón enmudece. Entonces, con un gesto grave, con una mirada orgullosa, los marineros de Amsterdam acompañan a su holandesa hacia el alba.

En el puerto de Amsterdam verás marineros que beben y beben y beben y siguen bebiendo. Hombres fornidos y gastados que brindan a la salud de las putas de Amsterdam, de Hamburgo o de cada uno de los puertos que han conocido.

Brindan por las mujeres cuyos cuerpos amaron. Las que le entregaron su virtud a cambio de una moneda de oro.

Y cuando están completamente borrachos, se caen de bruces al suelo, limpian su sudor y sus narices en las estrellas del cielo de Amsterdam y mean, como yo lloro, sobre las mujeres infieles.

Letra original de Amsterdam de Jacques Brel

Video de Jacques Brel interpretando Amsterdam en L’Oympia de Paris en 1964

Vídeo de John Denver interpretando Amsterdam

Versión de Amsterdam de David Bowie

Peces de ciudad de Joaquín Sabina

Jacques Brel jamás grabó “Amsterdam” en estudio. La única versión que se conserva es esta de un concierto en el mítico teatro L’Olympia de Paris en 1964. Sin embargo, se convirtió en una de las más celebres canciones del cantante belga. Hicieron versiones de ella cantantes tan dispares como John Denver o David Bowie. Y Joaquín Sabina se refiere a ella en uno de sus versos de “Peces de ciudad”.

La canción es un crescendo continuo semejante al de “La valse a mille temps” que acentúa la desgarradora visión de un puerto, el de Amsterdam, en el que, en 1964, convivían marineros agónicos y putas virtuosas por las que llora un rabioso Jacques Brel.

© Nacho Sendón. Alicante, 19 de abril de 2018