Sé que entre tú y yo no existe una línea recta. Sé que para encontrarnos tendremos que recorrer un camino de desvíos y encrucijadas. Tendremos que ver pasar las horas, los días, los meses… Y  no podremos evitar que nos entre la prisa.

En tu casa es invierno y llueve sin parar. En la mía, en cambio, el sol cae a plomo abrasándolo todo.  ¿Cómo podremos poner de acuerdo nuestras estaciones? ¿Cuándo será nuestra la casa que ahora es tuya? ¿Cuando nos olvidaremos del frío y la lluvia frente a mi chimenea? Aún queda tiempo para nosotros, es cierto, pero ¡se hace tan largo!

Tú sabes que mi ropa trae muchas veces rastro de otras prendas. Perfume que se desvanece de amores pasajeros. Distracciones para aliviar la soledad de todas esas noches en que no duermo y pensar en ti es un daga que se hunde en mi corazón.

¿Y tú, mi amor, tienes algún hombre que haga un poco menos monótona tu vida? ¿Alguien que te ayude a soportar el invierno cuando se va el otoño? ¿Alguien que te haga olvidar el silencio insistente y obstinado del teléfono?

Cuando volvamos a estar juntos, nos contaremos nuestros triunfos y logros y los celebraremos juntos, pero ¿cómo admitiremos nuestros fracasos y miserias? ¿Cómo reconoceremos la ansiedad, la angustia que nos acecha y se aferra a cada pensamiento, a cada gesto, a cada palabra?

Pero no importa. Sé que estarás al final de mis viajes. Sé que vendrás pese a todos los desvíos de este camino tortuoso que hay entre nosotros dos. Pasaremos juntos los días y las noches. Haremos el amor sin miedo en una vida que nos iremos inventando cada amanecer.

© Nacho Sendón. Alicante, 29 de enero de 2018

Letra original de “La ligne droite” de Georges Moustaki

“La ligne droite” es una canción del disco “Danse” de 1972 de Georges Moustaki. Colabora en este tema la cantante francesa Barbara. La canción tiene así dos partes claramente diferenciadas, la interpretada por Moustaki, y la de Barbara en una especie de metáfora de esos dos mundos tan distintos, pero que también se pueden encontrar.